Día cinco

Mapa: http://bit.ly/2tZd4dB  +++ Durata: Todo el día +++ Tipo de recorrido: En coche.


El pueblo de Teguise, la antigua capital de Lanzarote, conserva todavía las peculiaridades de esta isla, con su iglesia y sus callejuelas que mantienen todavía intacto el fascino de lo que tenía que ser la vida cotidiana en esta isla. Os aconsejo visitar el cercano Castillo de Santa Barbara, donde además de apreciar una de las vistas más espectaculares de la isla, llegaréis a conocer la historia del pueblo lanzaroteño y de la consecuencias de las destrucciones por manos de los piratas.
Nos dirigimos hacía la Caletta de Famara, mitica y espectacular playa delante de la isla de la Graciosa. Su playa y dunas representan el símbolo de Lanzarote, donde se puede practicar varios tipos de deportes acuáticos en un entorno inmejorable.
Teniendo tiempo (y ganas de hacer una excursíon) se puede llegar a las salinas del Río o de Gusa, al pie del Risco de Famara. Se trata de las salinas más antiguas que han sobrevivido en Canarias. Su acondicionamiento se inició a principios del siglo XVI, en los tiempos de Sancho de Herrera, primer señor de Lanzarote, siguiendo las artes constructivas que se corresponden con la salina antigua de barro (más info aquí )